martes, 22 de mayo de 2012

Siento, luego existo.

Siento, lo siento todo, y me encanta.
Nada me deja indistinto y sinceramente, mejor, así vivo cada momento, porque es único.
Ojalá no pensara tanto. Me gustaría durante un momento no darle tantas vueltas a la cabeza a todo y únicamente sentir lo que hago, pensando en las consecuencias después por que, como me he dado cuenta hace apenas media semana, no pensando suelen pasar cosas buenas, muy buenas.
¿Qué decir? Tengo la cabeza saturada por todos los exámenes, trabajos, horas de estudio... pero siempre queda un hueco para las personas importantes. Esas personas que te ayudan en todo momento, por las que te levantas con una sonrisa en la cara y que te gustaría pasar día y noche con ellas. A esas personas las sientes, ves que las quieres y además, piensas que sin ellas la vida sería la cosa más monótona y aburrida del mundo. Levantarse para ir a acostarse... ¡Qué horror! No imagino nada más desesperante.
Lo agradable que es salir al balcón, respirar el ''aire'' de Valencia y sentir este sol que hace que te fundas a la barandilla donde te apoyas. Vale, dicho así parece horrible... pero todo sea por sentir algo, además, si por casualidad ves a un amigo y le puedes chillar desde tu balcón para arrancarle una sonrisa, aunque todos se te queden mirando, valdrá la pena porque sentirás a tu amigo.
Odio desviarme del tema y siempre lo acabo haciendo, debería pensar antes de escribir, pero si pienso, no siento, y si no siento, no Danieleo, muestro sólo mi Yo racional, lo que seguramente, no sea tan interesante.
Por cierto: Estoy deseando que pase Selectivo (cosa que repetiré hasta que pase)

Dicho esto, dejo el teclado.
El nuevo @Dani_Pellicer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario