viernes, 26 de octubre de 2012

Partida de ajedrez


-Pensemos:

(eres negras, partes con desventaja)
blancas | negras 

1. d4 | d5
2. Cf3 | Cc6
3. c3 | Af5
4. Cb1-d2 | Cf6
5. e3 | e6
6. Ch4 | g6
7. Ae2 | Dd7
8. g4 | Ae4
9. Tg1 | g5
10. Cg2 | Ag6
11. f3 | Ad6
12. Th1 | 0-0-0
13. c4 | Ab4
14. c5 | e5
15. a3 | Axd2 (jaque)
16. Dxd2 | e4
17. h3 | e4xf3
18. Axf3 | Ae4
19. Tf1 | AxAf3
20. Txf3 | Ce4
21. Dc2 | Th8-f8
22. Ad2 | f5
23. 0-0-0 | f5xg4
24. Tf3xTf8 | Td8xf8
25. h3xg4 | Dxg4
26. Ae1 | h5
27. b4 | Cb8
28. b5 | c6
29. b5xc6 | Cxc5
30. Da2 | h4
31. Ac5 | Cxc3
[...]
Tú controlas las piezas, tú eres el amo de tu parte del tablero, una pieza nunca va a desobedecer tu orden, está vacía, hueca, no siente ni padece, puedes sacrificarla, la vida no le importa, a ti, también te importa poco si con su muerte consigues un bien mayor, no dudarás un momento a sacrificarla, además, tienes al enemigo contra las cuerdas, notas como está pensando, ahora, ya no tiene nada que hacer, le miras, le analizas, tiene la cabeza entre las manos, pensativo, estás seguro que está desesperado, no tiene nada que hacer.
Gracias a Dios, la vida no es una partida de ajedrez, es más, tú no controlas las piezas, ellas te influyen más a ti que tú a ellas.
Por supuesto que tú sigues siendo tú, pero hay algo más entre vosotros, amor. Cuando una pieza deja de estar hueca, ya deja de no importarte el sacrificarla, no puedes dejar a un amigo de lado así porque sí, le quieres y temes que le pase algo malo, porque, en el fondo, también te dolería a ti. ¿a quién consideramos amigo? no sé vosotros, pero yo a aquel con el que comparto algo más que un:  hola-adiós. por un amigo sufro, pero sufrir me da igual, porque lo que hay entre nosotros no se puede explicar pero a lo que soy adicto. En una partida de ajedrez, puedes partir con desventaja, pero en la vida no, empiezas de 0, y son tus actos y tu forma de ser lo que hace que para los demás seas amigo, o solo un conocido. Una pena para mi rival que en el tablero no haya amigos. 

Final de la partida:
32. Dxc3 | DxCg2
33. a4 | g4
34. De1 | a3
35. Dxh4 | Da2
36. Dxg4(jaque) | Rb8
37. Dg3(jaque) | Ra7
38. Dg7 | Cb4
39. DxTf8 | Dc2 (jaque mate)
Y la verdad, no me importó nada sacrificar esos dos peones, el alfil y la torre para conseguir el mate, porque no siento aprecio por esas piezas en esa partida, pero jamás podría fallarle a un amigo sin sentirme por los suelos después. Gracias por leerlo y, a los que han seguido la partida, bravo!
Dicho esto, dejo el teclado.
El nuevo @Dani_pellicer

lunes, 22 de octubre de 2012

Viaje azul.

Apenas seis metros a la redonda en los que puedo ver mi entorno, más allá, oscuridad.

Viaje azul, azul oscuro, entre azul y anaranjado por la contaminación lumínica que producen las pequeñas poblaciones, luces danzarinas de los faros de los coches hacen que este viaje sea aún más extraño y parezca salido de un sueño… dos ojos rojos me miran mientras pasan por mi lado a la velocidad del rayo ¿saludo? ¿De qué serviría?

Mientras me fascina cualquier pequeña lucecita me doy cuenta de que la radio lleva todo el rato sonando, una mujer susurra, hablan de secretos, secretos extraños guardados en cajas, programa poco interesante, creo que voy a dejar volar mi imaginación.

La primera palabra que me viene a la cabeza ha sido pies ¿por qué? Voy a averiguarlo...
Mi día, como muchos otros ha girado en torno a lo que esas dos maravillosas máquinas de carne y hueso me permiten hacer. Desde los 50 km que me he hecho hoy en bici, hasta caminar por la playa acompañado. Hoy los pies me han dolido pero la mayor parte del tiempo los he tratado como si no existieran, ni me he acordado de ellos hasta ahora. Pobres pies, los dejaré dormir que es tarde.

¡Una llamada! Algo interesante, me voy.

Dicho esto, dejo el teclado.

El nuevo @Dani_pellicer